El sol nunca se pone para el jet set. Desde tardes relajadas con copas de vino rosado en una terraza de mediados de siglo, hasta paseos por la playa con un sabroso helado, disfrute de la vida au soleil con Le Méridien.